us.abravanelhall.net
Nuevas recetas

Una de las chefs más queridas de Brooklyn revela sus secretos

Una de las chefs más queridas de Brooklyn revela sus secretos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Rawia Bishara habla sobre cómo abrió Tanoreen

Bishara abrió Tanoreen en 1999.

¿El aceite de oliva en estos días todavía sabe tan bien como en décadas pasadas? Ese es uno de los temas que Rawia Bishara y yo discutimos con motivo de la publicación de su libro de cocina. Aceitunas, limones y za'atar: la mejor cocina casera de Oriente Medio.

La Sra. Bishara es la propietaria del querido restaurante Bay Ridge, Brooklyn Tanoreen. Creció como parte de una familia árabe-palestina en Nazaret, al sur de Galilea. Mientras hablamos, ella recuerda el aceite de oliva afrutado de su juventud, elaborado por parientes, y se pregunta si ha perdido algo, pero también discutimos la forma en que Nueva York ha influido en la evolución de su comida casera del Medio Oriente, y el libro que presenta platos como muslo de cordero braseado con especias marinado en jengibre y capullos de rosa, y arroz egipcio con cordero y piñones.

¿Hay una mejor razón para abrir un restaurante que tener una historia que anhelas contar a través de la comida? Rawia significa narrador de historias. Escucha aqui.


Encontramos los mejores libros de cocina de restaurantes para cenar en casa

Quizás haya descubierto un nuevo amor por la cocina mientras estaba encerrado en casa. O tal vez estás contando los días hasta que puedas comer algo más que tu propia triste excusa para cacio e pepe.

Una cosa es segura: la mayoría de nosotros no podemos esperar hasta poder sentarnos en nuestro restaurante local favorito para disfrutar de una buena comida con nuestra familia y amigos.

Hay algo acerca de ir a un restaurante que no puede ser reemplazado, incluso si en su casa el granero no tiene fondo y el alcohol se sirve en abundancia.

Muchos restaurantes que ahora están luchando debido a la pandemia de COVID-19 tienen una historia sobre cómo surgieron. Tienen ambientes y menús cuidadosamente elaborados con recetas e ingredientes especiales que son seleccionados con cariño por los propietarios y chefs, que ponen mucha atención y cuidado en la comida que preparan.

Los restaurantes que hacen esto mejor pueden catapultar rápidamente a la fama de culto, con filas fuera de la puerta para pedidos y reservas en el calendario con meses de anticipación.

Pero debido a que los restaurantes para cenar en todo el país se ven obligados a cerrar por ahora, muchos están luchando por tener la oportunidad de abrir sus puertas nuevamente, incluso más allá de la pandemia.

La pandemia de coronavirus ha provocado un enorme problema de desperdicio de alimentos, especialmente entre los agricultores que abastecen a los restaurantes. Algunos restaurantes han optado por la comida para llevar y la entrega a domicilio para mantenerse a flote, pero la realidad es que la mayoría de los restaurantes no pueden recibir asistencia solo con pedidos a domicilio. Algunos restauradores innovadores venden alimentos directamente a los clientes. Otros más con una reputación de boca en boca en la que apoyarse están recurriendo a las ventas de productos como camisetas y libros de cocina.

Incluso antes de la era del distanciamiento social, ir a restaurantes de moda no era necesariamente factible para la mayoría de la gente. Es por eso que muchos de estos mejores restaurantes comenzaron a compartir los secretos de sus platos más populares con consejos y trucos de los propios chefs en forma de libros de cocina. De esa manera, puede recrear platos famosos desde la comodidad de su hogar, mientras apoya a sus restaurantes locales favoritos en el proceso.

Si está ansioso por una comida o un convite de calidad en un restaurante, pero no está seguro de por dónde empezar, a continuación hemos reunido algunos de nuestros libros de cocina favoritos para restaurantes. Puede que no sea lo mismo que tener su comida preparada por profesionales, pero es de esperar que pueda retrasarlo hasta que pueda hacer una reserva para cenar una vez más.

¿No ve el libro de cocina de su restaurante favorito en la lista? Haznos saber.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

PUDINES DE PANAL DE MIEL AL HORNO DE MARCUS WAREING

Marcus Wareing, el jefe de cocina del restaurante Marcus con estrella Michelin en The Berkeley Hotel, Knightsbridge, Londres, compartió su receta de budines de panal horneados.

Marcus Wareing, el jefe de cocina del restaurante Marcus con una estrella Michelin en The Berkeley Hotel, Knightsbridge, Londres, compartió su receta de budines de panal horneados.

CREPES DE PATATA DE GEORGES BLANC

El venerable Chef Georges Blanc del Restaurante Georges Blanc, tres estrellas en la Guía MICHELIN Francia 2020, comparte su receta de crepes Vonnassiennes: crepes de papa de especialidad francesa.

SHAKSHUKA DE JULIA KOMP

Julia Komp del restaurante Schloss Loersfeld, en Alemania, que tiene una estrella Michelin, compartió la receta de Shakshuka.

SOPA DE GUISANTES PARTIDOS DE EMMA BENGTSSON

Esta es la sopa de guisantes partida de Emma Bengtsson, chef ejecutiva de AQUAVIT NYC dos estrellas en la Guía MICHELIN Nueva York 2020.

TIRAMISU DE PIER PAOLO PICCHI

PAVLOVA DE BAYAS DE HELENE DARROZE

¿Intenta cocinar por primera vez en un encierro? Los mejores chefs comparten sus consejos sobre cómo preparar comidas en casa

Aquí, los mejores chefs le cuentan a FEMAIL sus consejos sobre cómo ser un chef en su propia cocina.

El ganador de Masterchef, Simon Wood, le dijo a FEMAIL que una excelente manera de utilizar alimentos almacenados que son perecederos es cocinar alimentos con muchas verduras.

Él dijo: 'Una excelente manera de consumir alimentos esenciales es un curry. Hemos visto muchas compras al por mayor y, excepto que muchos hogares tienen un refrigerador lleno de verduras que están pasando de lo mejor.

"Un curry grande de una sola olla es una manera fácil de alimentar a toda la familia, se puede congelar y va con muchos alimentos básicos como arroz, papas fritas, papas asadas o incluso mis simples panes planos de cuatro ingredientes".

El ganador de Masterchef, Simon Wood, le dijo a FEMAIL que una excelente manera de usar alimentos almacenados que son perecederos es cocinar alimentos con muchas verduras (imagen de archivo)

Vivek Singh, el fundador de The Cinnamon Club, un restaurante indio de lujo que es popular entre los parlamentarios, agregó: `` Me encanta templar cebollas y tomates enlatados con comino, ajo y chile, y luego agregar una lata de garbanzos para hacer un sabroso curry de garbanzos. .

"El sabor es excelente y los garbanzos son excelentes para aumentar la cantidad".

Simon agregó: 'Otra forma de gastar el caldo son bocadillos simples como mi Zucchini Fritti y mi alioli fácil. No tiene que usar calabacín, puede usar cualquier verdura, como zapatas de azúcar o maíz tierno.

'Mi mayor consejo es trabajar con lo que tienes. Si necesita modificar una receta y omitir un ingrediente pequeño, que así sea. No debemos aventurarnos solo para hacer una receta perfecta.

Helen Carey, chef tutora de Waitrose Cookery School también dijo que ser flexible era clave.

Ella dijo: 'Si no tiene los ingredientes exactos para una receta, piense en lo que ofrece el ingrediente al plato y cómo puede sustituirlo.

'Por ejemplo, si una receta requiere limón, probablemente sea necesario por su acidez. Puede sustituirlo por vinagre de vino blanco, vino blanco normal, limas si las tiene o incluso un poco de pasta de tomate, según la receta.

'Si una receta requiere anchoas, otras opciones para agregar sabores umami salados son parmesano, carnes curadas, champiñones, salsa de soja, marmite o incluso salsa de tomate (sí, de verdad).

Simon agregó que tomarse su tiempo para cocinar comidas más abundantes también es una gran cosa para hacer en el encierro.

Él dijo: 'Cocinar en una olla también es una excelente manera de alimentar a la familia. Utilice primero sus ingredientes perecederos, carne y verduras. Es una olla, por lo que usa menos gas / electricidad y puede hacer un lote grande y congelar un poco para otro día.

“Una gran cantidad de salsa para pasta también es fácil de hacer y, de nuevo, te hará una gran cantidad de comidas. Es congelable, queda muy bien sobre una pechuga de pollo o un trozo de pescado.

"Puede recalentar algunas gambas congeladas y servirlas con pan crujiente o arroz".

Pierre Koffmann, que dirige La Tante Claire en Londres, con tres estrellas, dijo que su comida preferida es la papa gratinada, que le gusta cocinar en lotes y luego decorar el plato con sabores.

Él reveló: 'Durante las últimas dos semanas, he hecho todo lo posible para cocinar en lotes.

“Por ejemplo, el fin de semana pasado, hice un gratinado de papa grande para acompañar un trozo de carne.

'Para la cena del día siguiente tomé un trozo sobrante, hice un hueco en el centro, rompí un par de huevos y lo horneé, ¡simple!

También puede agregar un poco de tocino o queso picado, o lo que tenga por ahí.

"Muchos de nosotros tenemos más tiempo en nuestras manos para cocinar cosas un poco más complicadas como gratinar / dauphinois, y es genial poder reinventarlo y extenderlo hasta el día siguiente".

Theo Randall, que dirige el InterContinental Park Lane, recomienda preparar sopas para que no se aburra de las comidas.

Le dijo a FEMAIL: 'La sopa es una excelente manera de alimentar a muchas personas y es muy fácil de preparar y servir.

'Comience con apio, cebolla y zanahorias y cocine en aceite de oliva con una pizca de sal durante 20 minutos. Agregue algunos tomates enlatados, frijoles blancos y algunas verduras picadas blanqueadas.

Cocine durante 10 minutos y triture la mitad y mezcle. Servir con un chorrito de aceite de oliva.

Robin Gill de Darby's London, quien también fue juez de Masterchef Ireland, dijo que es una gran idea preparar las sobras en un nuevo plato.

Le dijo a FEMAIL: 'Mi sopa de cebolla francesa es una gran solución para estos tiempos.

"Utiliza el caldo sobrante de un asado de los domingos y es perfecto para consumir cebollas, sin mencionar que es muy fácil de preparar".


Bobby Flay enamorado de Savannah

A los dos les encanta comer, a los dos les encanta ir de compras. cuando al chef Bobby Flay y su esposa, la actriz Stephanie March, se les dio la opción de visitar cualquier ciudad estadounidense para satisfacer sus pasiones gemelas, nombraron un lugar: Savannah.

El ritmo lánguido de la vida en Savannah está escrito en su paisaje, en las ramas caídas de sus robles centenarios y en el hierro forjado elegantemente arqueado que adorna la ciudad y las mansiones de los apóstoles. Pero durante la prisa de la hora del almuerzo frente al Lady and Sons, un restaurante que sirve comida casera sureña a alrededor de 1.600 comensales al día, Savannah parece haber encontrado algo de ajetreo.

En una visita reciente, el chef de Nueva York Bobby Flay (Mesa Grill, Bolo, Bar Americain) y su esposa, la actriz Stephanie March (Ley y orden: SVU, Conviction), estaban en busca de almuerzo cuando vieron a una multitud reunida alrededor de una anfitriona con auriculares en un quiosco en la acera. Cruzaron la calle para ver de qué se trataba la conmoción.

Flay, en los tonos de Prada y una chaqueta de cuero, y March, con una camiseta de Severyn sobre jeans Seven, lucían como la pareja de la alfombra roja mientras se acercaban, la multitud de turistas se separó para ellos. Pero la anfitriona no registró ningún reconocimiento, y le dijo a Flay que la espera sería cercana a una hora & # x2014news que solo hizo que esta pareja se emocionara más.

"Cualquier lugar con una espera de 45 minutos a las 2 en punto un lunes es un lugar en el que quiero comer", dijo. Cogieron el busca que les ofreció la anfitriona y se retiraron a un bar cercano.

Flay había visitado Savannah por primera vez hace varios años durante la grabación de su programa Food Network. Nación de alimentos en todas sus comidas en el país, las de aquí lo habían asombrado más. Había estado ansioso por volver para ver restaurantes, tanto nuevos como clásicos, que esperaba que inspiraran recetas para Bar Americain. March sentía curiosidad por las tiendas que la ciudad y las tiendas de antigüedades más importantes habían unido fuerzas con nuevas boutiques para formar un distrito de diseño en el centro de la ciudad. Entonces, durante una pausa en la planificación de su próximo restaurante, Bobby Flay Steak (que abrirá este verano en Atlantic City), y antes de que marzo comenzara a filmar Conviction, la pareja voló a Savannah para una gira.

La chef y propietaria fundadora de Lady and Sons & apos es Paula Deen, amiga de Flay & aposs y colega de Food Network. Una apasionada cocinera casera, Deen entró en el negocio de la comida en Savannah hace 17 años, vendiendo sándwiches de puerta en puerta a los trabajadores de oficina del centro. Ahorró suficiente dinero para abrir un restaurante de comida sureña de estilo casero en 1991, y el lugar & # x2014hasta recientemente ubicado en una ubicación mucho más pequeña & # x2014 fue un favorito local durante años. Luego se corrió la voz y siguieron los libros de cocina más vendidos, junto con una serie de Food Network, Paula & aposs Home Cooking.

Una vez dentro del restaurante, Flay y March optaron por el buffet, eligiendo pollo frito crujiente, perfectamente avinagrado y coles ligeramente dulces y guisantes de ojo negro. March, quien creció en Texas, ama la comida sureña y es conocida en su familia por su apetito voraz. Mientras deliberaba sobre una tercera ración de pollo, Flay bajó la voz al gruñido de un policía de televisión: "Para. Deja el tenedor. Aléjate del plato. & Quot

Al salir, la pareja disfrutó de varias mesas de personas que buscaban autógrafos y fotos, y luego salió a la calle. En 1733, cuando el general británico James Oglethorpe fundó Savannah, diseñó la ciudad alrededor de 24 & quotsquares & quot & # x2014, parques pequeños y frondosos dispuestos en cuadrículas ordenadas de modo que la mayoría de las casas, iglesias y tiendas dan a los verdes. Los coches reducen la velocidad para circunnavegar las plazas & # x2014otra característica del paisaje que ralentiza el ritmo aquí.

Cuando Flay y March se detuvieron para descansar en un banco del parque en Oglethorpe Square, pasó volando un patinador con un tubo de dibujo al hombro, seguido de dos mujeres con enormes carteras negras. Aunque la primera industria de Savannah & aposs es el turismo, en los últimos años se ha convertido en una bulliciosa ciudad universitaria. El Savannah College of Art and Design, una escuela fundada en 1979 con 71 estudiantes, hoy trae a más de 7.300 jóvenes fotógrafos, diseñadores y artistas ambiciosos a la ciudad vieja y a las instituciones más venerables. El legendario bar de buceo Pinkie Masters, que alguna vez fue el favorito de los políticos, ahora alberga a un público joven cuyo desorden de estilo preciso sugiere que podrían estar en la carrera para competir en la próxima temporada y aposs Proyecto Pasarela.

La universidad & # x2014 & quotSCAD & quot para los lugareños & # x2014 dirige una gran boutique llamada ShopSCAD, un ancla del distrito histórico, que vende solo el trabajo de la escuela y los estudiantes, profesores y exalumnos de aposs. March echó un vistazo a los vestidos de Brooklyn y aposs Little de Jenny, pero quedó particularmente fascinado con las coloridas fotos de Joe Bush y aposs de los lugares emblemáticos del centro de la ciudad en lienzos estirados. También quedó impresionada por la propia línea de muebles económicos para el hogar de la escuela y aposs, llamada Working Class Concepts, que se enfoca en las servilletas de baño que representan escenas de la vida de Savannah.

El baño no habría parecido fuera de lugar en la Mansión en Forsyth Park, uno de los hoteles más nuevos y lujosos de la ciudad, donde Flay y March habían elegido quedarse. Un brillante pastiche de Savannah y un pasado tradicionalista y un presente consciente del diseño, el hotel es un castillo de ladrillo victoriano, que fue construido como una casa privada en 1888. Las habitaciones están equipadas con sofás cama de terciopelo rojo con mechones y televisores de pantalla plana o de plasma. con retratos expresionistas alemanes en colores Day-Glo. It & aposs posmodern burdello luxe, firmemente irónico.

Esa noche, Flay y March habían reservado una mesa en 700 Drayton, el restaurante Mansion & aposs, donde pinturas de leopardos y candelabros goteando cristal de color ámbar elaboran el hotel y un estilo exuberante. Flay y March se sumergen en un tartar de atún con inflexiones asiáticas bien hecho y un sabroso ravioli de faisán. ¿Foie gras? Cheque. Trufas? Cheque. Sin embargo, el menú rindió poco homenaje a los camarones, ostras, cangrejos, arroz, sémola y verduras que son la columna vertebral de la cocina regional y aposs.

Nativo de Nueva York, Flay es un apasionado defensor de la cocina del sur de Estados Unidos, y el menú del Bar Americain presenta algunos de los clásicos de la región y de los apóstoles (camarones y sémola, arroz sucio, barbacoa) mezclados con sus característicos sabores audaces. Cuando el camarero dejó una deliciosa vieira a la plancha perfumada con vainilla, Flay bromeó, sotto voce: "¿Dónde está la sémola?".

A la mañana siguiente, Flay y March fueron a comprar su apartamento, un loft en Nueva York y aposs Chelsea. Flay estaba soltero cuando compró el lugar poco después de que la pareja se casara en febrero de 2005, adquirieron el apartamento de abajo y estaban en proceso de unirse a los dos. Mientras que Flay prefiere el estilo danés moderno de mediados de siglo, el sabor de March & Aposs es más amplio. "Creo que una o dos piezas modernas está bien, pero tienes que calentarlas con algo realmente adornado y clásico, como una vieja lámpara de araña y ropa de cama bonita", dijo March. & quot; La primera vez que entré en el apartamento de Bobby & aposs, pensé, Hmm, una guarida de solteros & aposs. Una alfombra flokati gris, un televisor enorme y jaboneras grises por todas partes & quot.

March, con un vestido sin mangas de Jane Mayle y botas de montar, examinó las selecciones en One Fish Two Fish, una tienda de muebles para el hogar con una selección ecléctica. Flay y March pasaron por alto artículos menos portátiles, como un cofre de plata inglés del siglo XIX, por algunos bolsos italianos pintados a mano por Sweet Bella y varios frascos de una miel de color dorado asombrosamente, cosechada por Ted Dennard, un nativo de St. Simons Island. que & aposs se convierte en un héroe gastronómico local. Cada primavera, cuando los árboles de tupelo en el sureste de Georgia apagan sus efímeras flores, Dennard se dirige a los pantanos para plantar sus colmenas. Su miel de Savannah Bee Company es apreciada por su rico sabor.

"Me encanta trabajar con grandes sabores como chiles y humo", dijo Flay. "La miel es perfecta para suavizar los bordes, suavizarlos un poco".

"No me gustan mucho las cosas dulces", intervino March, "pero la miel no me sabe muy dulce".

"Lo puse en todo & # x2014vinaigrettes, sopas, caldos, salsas", prosiguió Flay. "Así que yo & aposmo siempre en la búsqueda de una gran miel".

Flay estaba hambriento, así que él y March se dirigieron a un ahumadero en las afueras de la ciudad, Muther & aposs Old Timey Bar-B-Que, que se encuentra entre restaurantes de comida rápida en una franja comercial de seis carriles. Rápidamente pulieron las costillas ahumadas y los cuartos de pollo, aunque Flay encontró la salsa un poco dulce.

Mientras estaban sentados en el porche delantero de Muther & aposs, con vistas a la franja obstruida por el tráfico, la pareja estuvo de acuerdo en que necesitaban algo de naturaleza. Así que se dirigieron hacia la costa por una carretera que atravesaba un pantano y se desviaron bruscamente cuando March vio un muelle con varios barcos camaroneros atados a él. Un grupo de pescadores que remendaban redes no les prestó atención mientras caminaban tomados de la mano hasta el final del muelle. Un pescador mayor finalmente se acercó y explicó que estos barcos cosechan la mayor parte de los camarones Savannah y aposs.

Menos de media hora después, March y Flay saborearon la cosecha en un camarón & quot; perro de maíz & quot en Gottlieb & aposs. Una vez que fue una panadería querida, el lugar ha sido reinventado por tres bisnietos del fundador y ahora sirve cocina sureña actualizada, así como productos horneados.

"Este es un chef que sabe dónde está", comentó Flay mientras comía un estofado Brunswick bellamente reinventado, hecho con conejo y setas silvestres. Aquí, Flay encontró su sémola, enriquecida con queso crema y acompañada de un costillar de cordero glaseado con jarabe de caña local. Pidió uno de cada plato del menú.

Flay estaba extasiada, pero no había tiempo para relajarse (o dejar de comer) porque Deen lo había invitado a él y a March a su hermano Bubba Hiers & aposs nuevo restaurante, Uncle Bubba & aposs Seafood and Oyster House, para la especialidad de la casa: ostras asadas con mantequilla.

Flay y March encontraron a Deen de fiesta en el restaurante y en una terraza trasera. Deen, que tiene un porte maternal y un peinado plateado radiante, los vio y gritó "¡Me encanta un poco de Bobby Flay!" Y luego abrazó a la pareja en un abrazo de oso.

Deen y March compararon notas de compras & # x2014March se había perdido una de las tiendas favoritas de Deen & aposs, el Paris Market & amp Brocante. Flay y Deen intercambiaron historias de guerra, de personal renegado y la molestia de tener que filmar programas navideños con meses de anticipación.

`` Cariño '', dijo Deen arrastrando las palabras, señalando a Flay con el dedo índice, `` ¡nunca has vivido hasta que tú & aposve caminó por las calles de Savannah en julio con un traje de Santa! ''

Flay le dijo a Deen que se estaba preparando para una nueva temporada de Food Network & aposs Chef de hierro, el concurso estilo arena en el que dos chefs preparan menús elaborados en torno a un solo ingrediente que & aposs mantuvo en secreto hasta el inicio del espectáculo.

Deen expresó su deseo de ser un retador: "¿Qué tan sorprendido estarás cuando yo camine?"

& quot; Ingrediente secreto & # x2014butter! & quot; Exclam & oacute; Deen. & quot; ¡No, incluso mejor & # x2014 galletas enlatadas! & quot

Matt Lee y Ted Lee son los autores de El libro de cocina de Lee Bros. saldrá este otoño.


La maquilladora personal de Meghan Markle revela el secreto de sus cejas perfectas

Es de conocimiento común que Meghan Markle es prácticamente perfecta en todos los sentidos, pero incluso una Poppins de la vida real como la duquesa de Sussex tiene ciertas características que simplemente se destacan. Para Meghan, sus cejas atrevidas e impecables siempre han estado en esa lista.

Si alguna vez te has sorprendido codiciando tus propias cejas de duquesa, estás de suerte porque el amigo de toda la vida de Meghan y maquillador personal, Daniel Martin, no está tratando el truco para lograrlas como un secreto de estado.

Martin apareció en ITV's Lorena esta semana, donde explicó los trucos detrás de las cejas de Meghan, así como sus propias recomendaciones principales para mantener los arcos perfectos.

En primer lugar, Martin dijo que las personas deben tratar sus cejas "como hermanas, no como gemelas", lo que significa que la simetría perfecta no tiene por qué ser el objetivo final (lo cual es un gran alivio, ya que tratar de lograr un equilibrio perfecto en las cejas es un momento embarazoso de una comedia romántica esperando suceder), y recordó a los espectadores que las cejas enmarcan la cara y mdash, lo que significa que tienen un gran impacto en tu apariencia de belleza en general.

Estos son algunos de los consejos que Martin, quien hizo famoso el maquillaje de Meghan (cejas incluidas) para su boda real con el príncipe Harry en mayo de 2018, compartió durante el segmento:

Centrarse en la estructura y la plenitud:

"A medida que envejecemos, tendemos a perder las cejas un poco", explicó, según el Correo diario. "Entonces, lo que queremos hacer es realzar su frente y realmente descubrir esa estructura, realmente descubrir esos agujeros y manchas que perdimos".

Vaya contra la corriente:

¿La elección de producto personal de Martin cuando se trata de cejas? Gel para cejas. No promocionó una marca específica, pero Gimme Brow de Benefit Cosmetics es un buen lugar para comenzar si solo está viajando al mundo del gel para cejas:


Lo mejor de Nashville

Hattie B & # 8217s ha sido un actor importante en la escena del pollo caliente de Nashville desde su apertura en 2012.

Claro, hay alrededor de dos docenas de lugares que sirven pollo caliente en su lugar de nacimiento de Nashville, pero ¿cuál reina supremo? La respuesta es, por supuesto, objeto de mucho debate. Los residentes de toda la vida responden firmemente, y a menudo, bastante obstinadamente, por Prince's, mientras que muchos argumentan que Bolton’s Spicy Chicken & amp Fish ha superado desde entonces a los creadores. Otros prefieren las combinaciones inventivas (piense en pollo caliente con waffles y manzanas dulces) en Pepperfire o en el menos conocido 400 Degrees. La generación más joven muestra una proclividad hacia Hattie B's, que es uno de los niños más nuevos de la cuadra, ya que abrió en 2012. Armado con una ubicación central en Midtown (y desde entonces se expandió a un segundo sitio), una selección rotativa de cervezas de barril. y un patio al aire libre, Hattie B's ha puesto oficialmente lo "fresco" en el pollo caliente, a menudo atrayendo filas de una hora de lugareños y turistas durante las horas pico.

Hattie B & # 8217s también es el favorito personal de Bolus (y el mío): “La consistencia es el nombre del juego. Tienen una gran textura crujiente, y si pido fuego medio, siempre obtengo un calor medio ", dice. “Al final del día, creo que Bolton's tiene el mejor sabor. Pero las pocas veces que he estado y he pedido un medio, nunca es lo mismo ". También tiene una fuerte opinión sobre Prince: “Me gustan las especias y me gusta el calor, pero también quiero que uses ingredientes de calidad. Siento que Prince's está caliente solo por estar caliente ". Esas son algunas palabras de lucha para los propios creadores del plato.


Nuevas novelas de tres de los autores infantiles más queridos de la actualidad

Los lectores de grado medio viven en un tiempo intermedio maravilloso, horrible, que contiene tanto los últimos momentos en los que los juguetes parecen mágicos como los primeros descubrimientos sin aliento de lo que se supone que deben hacer los desodorantes y las varitas de rímel. A estas alturas, conocen la dureza del mundo, pero es posible que no estén preparados para afrontarlo por completo. Estos tres poderosos autores empujan el borde de la comodidad en sus últimas obras, presentando la belleza que encierran los mejores momentos de la infancia junto con las realidades de la inequidad, la pérdida profunda y el profundo abandono. Los lectores (y sus padres) se beneficiarán muchísimo.

"Creemos que se llevaron a mi Papi". La primera línea de Jacqueline Woodson HARBOR ME (Nancy Paulsen / Penguin, 176 págs., $ 17,99 para mayores de 10 años) empuja al lector al ciclo de noticias a través de los ojos de un niño. A medida que esta cautivadora novela avance, escucharemos, veremos y sentiremos más a través de esta lente. Es un punto de vista poderoso y que mantiene en igual tensión las realidades prácticas y la conmoción lírica de las voces de niños de 11 años.

El trabajo de grado medio más reciente de Woodson, "Brown Girl Dreaming", ganadora del Premio Nacional del Libro, fue una memoria. Estas páginas pertenecen a estudiantes de sexto grado en Brooklyn que, cuando se les da un espacio para hablar, descubren cómo compartir historias puede curar. Haley Shondell McGrath se presenta hablando en una grabadora de mano que le da su tío: “Tengo 11 años. Mi padre está en la cárcel. Mi madre está muerta. Pero no sientas pena por mí ".

Haley es parte de la clase de seis estudiantes que han sido asignados a la Sra. Laverne porque aprenden de manera diferente. Un día a fines de septiembre, la Sra. Laverne lleva a los niños a una antigua sala de arte y les dice que es de ellos: “Tu tiempo. Tu mundo. Tu cuarto." Los niños lo llaman la sala ARTT, A Room to Talk. La conversación se detiene al principio, pero, como sucede en las zonas confinadas y libres de adultos de la infancia, como los campamentos y las casas club, la habitación pronto se convierte en un refugio.

Los intercambios clásicos de la escuela secundaria sobre padres que insisten en audiolibros en lugar de videojuegos ("¡Así que no es justo!") Rozan momentos más importantes, y Woodson captura tanto la inexperiencia como la sabiduría innata de los 11 años. Ashton, que es blanco, choca con sus buenos amigo Amari, que es negro. Ambos luchan por entender su lugar en el vecindario (por qué algunos niños siguen a Ashton, el raro niño blanco en la escuela, y le dan una palmada en el cuello hasta que se pone rojo) y en el mundo (por qué Amari ya no puede jugar con su pistola Nerf en el parque , pero Ashton puede). Holly también tiene una historia y le dice a Amari: "No me gusta cuando me llamas niña rica".

Y luego está Esteban, que a menudo se sienta en la ventana. Al igual que su desaparecido Papi (de quien escuchamos en hermosas letras desde un centro de detención), tiene una voz poética. "Antes, solías escuchar la palabra inmigración, y sonaba como todo en lo que alguna vez creías. Sonaba como feliz cumpleaños y Feliz Navidad y Bienvenido a casa. Pero ahora lo escuchas y te asustas porque suena como una palabra que te da ganas de desaparecer ”.

En este libro no hay escapatoria del mundo exterior, de la tempestad política que se arremolina a nuestro alrededor. Pero a veces, una mirada más cercana, una comprensión más profunda, un punto de vista diferente, es mejor que un escape, especialmente para los niños que intentan darle sentido a la época en la que nacieron. La Sra. Laverne les dice a los estudiantes que se pregunten: "Si sucediera lo peor del mundo, ¿ayudaría a proteger a alguien más?" La promesa que se hicieron el uno al otro resuena incluso después de que terminan el libro: "Te albergaré".

En Meg Medina's MERCI SUÁREZ CAMBIA DE MARCHAS (Candlewick, 368 pp., $ 16.99 de 9 a 12 años), El puerto de Merci es una familia extensa que vive en Las Casitas, que es lo que ella llama sus tres casas rosadas de techo plano que se encuentran una al lado de la otra. Medina establece rápidamente su cálida y agradable vida hogareña como el centro del universo de Merci.

Pero el sexto grado desequilibra a lo mejor de nosotros, y cuando Merci, que asiste a una escuela privada con una beca, es asignada para ser la amiga de un lindo chico nuevo en la ciudad, los celos se arremolinan en su grupo de amigos. Mientras tanto, hay problemas en casa cuando el adorado abuelo de la familia, Lolo, comienza a olvidar cosas y a actuar de manera errática.

La cosmovisión de la niña de 11 años cambia incómodamente: sus amigos tienen bicicletas elegantes y piscinas y pueden "hacer cosas tontas" en la escuela, pero ella siempre tiene que demostrar su valía. Como su Papi le dice después de que la atrapan rompiendo una regla, "El valor que agregas a la escuela tiene que provenir de ti, porque no proviene de nuestras billeteras".

Está claro que Merci ama a su familia. Pero también le irritan las responsabilidades familiares, especialmente la expectativa de que cuidará más a sus primos pequeños ahora que Lolo es menos confiable. "Encuentra a alguien más ... ¡No soy tu sirviente!" le grita a su tía después de un día estresante. Atrapada entre el mundo de la familia y los compañeros, la comodidad de Las Casitas y el atractivo nuevo llamado de la independencia, Merci Suárez es una heroína encantadora que, a pesar de los desafíos reales, nunca vacila en su fuerte sentido de sí misma ni en su feroz amor por la familia. Los lectores apreciarán verla navegar cómo aferrarse a lo que importa cuando sienta que todo está cambiando.

No hay hogar, puerto o incluso un adulto confiable a la vista en la inauguración de Kate DiCamillo's LOUISIANA’S WAY HOME (Candlewick, 227 pp., $ 16.99 para mayores de 10 años). Esta novela que acompaña al galardonado "Raymie Nightingale" se destaca por sí sola, pero sigue las aventuras de un personaje que conocimos en el libro anterior, el inolvidable Elefante de Louisiana, conocido por ser la hija de famosos trapecistas. En "Louisiana's Way Home", su cascarrabias Granny hurga en Louisiana lejos de su hogar en Florida en medio de la noche solo para terminar en el costado de la carretera con un gran dolor de muelas. Se desvían hacia el dentista y luego terminan en un motel de Georgia, con la ahora sin dientes Granny durmiendo y gimiendo de dolor alternativamente.

Louisiana, con su visión rápida y perspicaz de todos los que conoce, se apoderó de los corazones de los lectores en "Raymie Nightingale", y en este libro no está dispuesta a dejarlo ir. Aunque su vida ha estado llena de dificultades e incertidumbre, y hay secretos más dolorosos por venir, continúa operando con una sensación de asombro y optimismo práctico (las páginas brillan con eso).

Mientras Granny yace inmóvil, Louisiana conoce a un chico llamado Burke que le dice que puede conseguirle lo que quiera de la máquina expendedora del motel. Luisiana, siempre hambrienta, encuentra esta idea irresistible, y aunque el malhumorado dueño del motel le aconseja que no escuche a Burke, Luisiana sabe que ya es demasiado tarde: “Le creí por completo. Creí todo sobre él ".

Los lectores adultos se preocuparán por Louisiana. Ha enfrentado tanta adversidad, pero sigue siendo amable y abierta. Sin embargo, también es fuerte como el acero, y llegamos a saber que Luisiana ve a las personas, realmente las ve, y tiende a confiar en las personas adecuadas. Un par de veces, se recuerda a sí misma ya nosotros: “Hay bondad en muchos corazones. En la mayoría de los corazones ". Cuando Burke la lleva a su casa, una casa rosada que huele a pasteles horneados, se encuentra con un grupo de padres cariñosos dentro. Por supuesto, no son de ella. En realidad, nada lo es, pero Luisiana no es tonta. “I will have to find some way to rescue myself,” she tells us, a truth we must all face along the way.


6 New Places to Eat Fried Chicken

When it&rsquos done well, fried chicken can inspire Cronut-grade levels of hype.

Fried chicken is the little black dress of the American menu—The Fleetwood Mac, Los Goonies. It’s classic and reliable and broadly appealing. When it’s done well, fried chicken can inspire Cronut-grade levels of hype and the kind of devotion that can keep a restaurant packed and running on rocket fuel for years. After all, there’s plenty to eat at places like Wayfare Tavern in San Francisco or Buttermilk Channel in Brooklyn𠅋ut it’s those restaurants’ cult-inspiring fried chicken that keeps the lights on.

With so much demand for juicy, craggy-crusted, oil-kissed fowl, it’s a good thing we’re living in a golden age of the stuff. The pleasures of even the simplest renditions are universal, but fried chicken can also be an excellent canvas for chefs looking to leave their marks on a well-loved dish. From thighs and drumettes that articulate a chef’s experience straddling Korean and American cultures to squishy sandwiches with more groupies than Frank Zappa, we’ve rounded up the best new and forthcoming places to get your fried chicken fill in 2016.

Succotash Restaurant, National Harbor, Maryland
He was born to a pair of Korean immigrants and raised in a diverse Brooklyn neighborhood, but it was in the South that Ed Lee really found his voice as a chef. The talented cook behind restaurants 610 Magnolia and MilkWood in Louisville opened his first restaurant outside of Kentucky in September, laying down roots at Succotash at Maryland’s National Harbor, outside Washington, DC. The choice was deliberate. “The mid-Atlantic area is close enough to the South that people tend to understand its culture in a way that northerners don’t, but it’s far enough away that no one is really prickly about definitions,” says Lee. Lee’s fried chicken at Succotash is already beloved to make it, he brines thighs and drumsticks in vinegar, soy sauce and spices, then poaches them sous vide just until the meat sets. Next comes a dip in tangy buttermilk and a drag through flour before Lee dunks the pieces in a Winston pressure fryer—the same equipment used at KFC. He serves the chicken two ways: stacked with pickled okra and rosewater-scented waffles, then finished with curls of salty Manchego and a drizzle of maple syrup aged in Pappy Van Winkle bourbon barrels and 𠇍irty,” tossed in a funky Korean gochujang tweaked with mustard, coffee and fish sauce then plated with blue cheese, crumbled nori chips and pickled jalapeño. “I never have and never will cook traditional Southern food,” says Lee. “I use Southern food as a reference point to figure out what I want to do I like being in that liminal space.” succotashrestaurant.com

Federal Donuts, Philadelphia, Pennsylvania
The to-hell-with-it combo of fried chicken and doughnuts has captivated Philadelphia food lovers since chef Mike Solomonov and partners opened the first Federal Donuts location in 2011. The dry-cured, twice-fried fowl here is customizable—get it dusted with seasonings like Middle Eastern za𠆚tar or coconut curry, or have it slicked in Korean-style glazes like chile-garlic or honey-ginger. Diehard FedNuts fans are famously loyal to their orders of choice, so it was all the more surprising when diners wholeheartedly embraced a new menu item this spring. The fried chicken sandwich—seasoned with buttermilk ranch, topped with creamy chipotle mayo and melted American cheese, then wedged into a soft Martin’s potato roll—was an instant hit, drawing destination diners and generating a breathless wave of Instagram posts when it debuted at the Federal Donuts concession in Spruce Street Harbor Park. Observing the frenzy, chef Matt Fein gave his spice vendor a cautionary call like Roy Schneider sizing up a monster shark in Mandíbulas,he said, “We’re gonna need more ranch.” Today Fein says they go through about 60 pounds of the seasoning each week, and that figure is about to skyrocket again: He recently gave the sandwich permanent residence at all Federal Donuts locations, and Fein says even more experimentation is forthcoming—he plans to debut a new version of the chicken sandwich at Whoopi Goldberg’s Chicken Coupe event during the NYC Wine & Food Festival this fall. federaldonuts.com

Fuku, New York, New York
No one does a blockbuster quite like Dave Chang, who incited a cultural riot when he opened his fried chicken sandwich spot Fuku in the former Momofuku Ko space in New York’s East Village in June. Lines wrapped around the block for the crispy thigh meat, steeped in habanero and buttermilk and stacked in a steamed potato bun with fermented chickpea butter. Chang, who grew up in Chick-fil-A country in Virginia, calls Fuku a nod and retort to the fast food greats, and he could be on his way to joining their ranks. Chang opened a second location, Fuku+, on the upper balcony of his midtown restaurant Má Pຬhe in September and has hinted at national expansion in the future. eatfuku.com

Brincar’s Chicken, Atlanta, Georgia
Atlanta chef Linton Hopkins made his bones in fine dining at the august Restaurant Eugene, but he proved his middlebrow mettle when he opened Holeman & Finch in 2008, turning out craveable pub food and a prestige burger that spawned its own small empire of H&F Burger spinoffs. In September, Hopkins expanded his comfort food holdings, launching Hop’s Chicken in the new Ponce City Market. “It’s a funny thing playing in the world of fried chicken,” he says. “It’s scary, because you are exploring a big ‘memory food’ and there are a lot of expectations.” In deference to the power of those memories, Hopkins keeps his recipe fairly simple. He preps his Georgia chicken in a simple, salty brine, then dips it in buttermilk and egg and dredges the pieces in White Lily flour, cornstarch and a secret spice mixture. He crisps the chicken in a Henny Penny Velocity pressure fryer—“It’s like a Cadillac,” he says. “I go back there and polish it with my kitchen towel.”—then serves it by the piece, piled between halves of a crumby biscuit or alongside house-made condiments like honey mustard and black pepper gravy. poncecitymarket.com

Crack Shack, San Diego, California
Richard Blais, his partner Mike Rosen and chef de cuisine Jon Sloane plan to launch this fast-casual paean to all things chicken and egg just next door to their San Diego spot Juniper & Ivy this November. El El mejor chef star found himself drawn to the simpler narrative of fried chicken, worlds apart from the high-concept cooking for which he’s known. “People aren&apost as interested in the story of authorship when it comes to a casual restaurant,” he says. “It’s less important to tell the story of the chef, and more about asking the question, ‘what is the most delicious thing we can do today?’” Blais and Sloane will source their birds from a farm in Fresno, and they’ll be doubling down on the chicken flavor, frying both the meat and their french fries in a blend of peanut oil and schmaltz. They’ll also be looking beyond the basic cuts, offering, for example, fried chicken “oysters”—the two small morsels of dark meat found on either side of a chicken’s backbone. The chefs will treat the oysters a bit like the bivalves for which they’re named: brined in pickle juice, deep-fried and served with Meyer lemon tartar sauce. crack-shack.com

Carla Hall’s Southern Kitchen, Brooklyn, New York
One of F&W’s Most Innovative Women of 2015, Nashville native and El mejor chef alum Carla Hall is setting an example with her ingenuity and entrepreneurialism. Thanks in part to funding she earned via a Kickstarter campaign, Hall is opening her first restaurant in Brooklyn with a focus on hot chicken. "My mother always told me it&aposs my job to be happy, not rich," says Hall. "So that&aposs my mantra. I have to like what I do." She does and it shows. 115 Columbia St., Brooklyn.

For more chef-favorite takes on the ultimate comfort food, watch Marcus Samuelsson and Hugh Acheson debate their favorite styles of fried chicken:

F&W&aposs new series reveals the best ways to maximize your food year through travel, wine, cooking, tech, style, events and experiences. Use #BESTFOODYEAR on Twitter and Instagram to tell us about the ones you want to try. We&aposll continue to share more tips with the hashtag throughout the year and want to hear about how you celebrate food every day, too.


Editor: Time Inc. Books

A Curated Guide to the City's Best Shops, Eateries, Bars and Other Hangouts

Editor: Hardie Grant Publishing

New York Precincts is your guide to the coolest places to shop, eat and drink in 20 of the city&rsquos hottest precincts. From Brooklyn&rsquos trendy cafes and quirky vintage shops, to Manhattan&rsquos familiar cultural icons and amazing rooftop bars, you&rsquoll find the perfect mix of iconic, trendy, accessible, upscale and one-of-a-kind venues that only a local would know. Each precinct chapter comes with stunning imagery, maps and a &lsquoWhile You&rsquore Here&rsquo section highlighting major sights and cultural attractions in this vibrant metropolis.


2 cups cider vinegar
2 tablespoons salt
¾ taza de azúcar morena
½ taza de agua
2 dientes de ajo
2 dientes
1/8 cup peppercorns
Bay leaf
5 whole star anise
3 carrots, peeled
1 red onion, cut into medium-dice
2 jalepeño peppers
2 cherry bomb peppers
12 aji dulce peppers

Place the first nine ingredients in a pot over medium-high heat. Cut slits in the bottom of the peppers. Once liquid is up to a boil, blanch the carrots for about 2 minutes. Remove and do the same with onions for about 1 minute, then remove. Next do the peppers for about 2 minutes then place the carrots, onions and peppers in a large container and pour the liquid over and let it sit for about 2 hours.


Ver el vídeo: Sub EspañolChef Hua EP 01. 人间烟火花小厨