Nuevas recetas

Los vinos de Chile continúan ofreciendo calidad, valor y diversidad

Los vinos de Chile continúan ofreciendo calidad, valor y diversidad


Chile es uno de los países vitivinícolas más emocionantes del mundo. Ya sea que esté gastando $ 15 o $ 115 en un vino de Chile, a menudo le dará más por su dinero que los vinos de precio similar de otras regiones del mundo. Con eso en mente, probé una gran variedad de vinos chilenos en busca de selecciones bien hechas que ofrecieran un buen valor en una variedad de estilos y rangos de precios. Aquí hay ocho que recomiendo de todo corazón.

Montes Limited Selection 2014 Sauvignon Blanc ($ 13)

La fruta de este vino (100% sauvignon blanc) provino íntegramente del Valle de Leyda. Este vino no ha sido tratado con roble. Toronja, ralladura de limón y briznas de hierba llenan la nariz. El paladar uniforme está dominado por un conjunto de notas cítricas que se contrarrestan con trozos de frutas tropicales, pimienta blanca, cítricos continuos y un toque de crème fraîche presente en el final. Este es un excelente ejemplo de sauvignon blanc por el dinero. Como uva, sirve como un microcosmos de la diversidad de Chile, ya que se cultiva y produce en una amplia gama de estilos.

Concha Y Toro Casillero del Diablo 2013 Devil's Collection White ($ 15)

Esta oferta es una mezcla de sauvignon blanc (85 por ciento), chardonnay (10 por ciento) y gewürztraminer (5 por ciento). Toda la fruta procedía del Valle de Casablanca. Melón amarillo y notas de jengibre presentes en nariz. El paladar está lleno de una combinación de sabores cítricos, principalmente pomelo y melocotón blanco. Trozos de piña emergen en el crujiente final junto con trozos de especias. Este vino está cargado de sabores frutales frescos y atractivos. Beber un par de grados más calientes que los blancos se suelen servir para disfrutar de sus encantos más sutiles.

Concha Y Toro Casillero Del Diablo 2013 Devil's Collection Red ($ 15)

La fruta de este vino vino del Valle de Rapel. Está compuesto por syrah (60 por ciento), cabernet sauvignon (25 por ciento) y carménère (15 por ciento). Aromas de ciruela y frambuesa explotan en nariz. En boca está cargado de agradables y agradables sabores de frutas rojas y negras. Minerales, chocolate negro y toques especiados emergen en el final melifluo. Este es un tinto diario sólido y económico, perfecto para fiestas o barbacoas.

Kalfu Kuda 2013 Chardonnay ($ 19)

Este vino íntegramente varietal se ha elaborado con frutos de la finca cultivados en el Valle de Leyda. La fermentación se realizó en acero inoxidable. Aquí se desprenden aromas clásicos de frutas de huerta. El paladar muestra una avalancha de deliciosa manzana amarilla, pera anjou, piña y melocotón blanco junto con abundantes especias. La fruta continúa hasta el final junto con minerales y especias persistentes. El ácido firme mantiene las cosas equilibradas. Este chardonnay delicioso es simplemente difícil de dejar una vez que tomas un sorbo.

Kalfu Kuda 2013 Pinot Noir ($ 24)

Elaborado íntegramente con pinot noir, este vino contiene frutos cultivados en viñedos de la finca del Valle de Leyda. Crianza de 10 meses en roble francés. En nariz aparecen aromas de pétalos de rosa de fresa silvestre y pimienta negra. Suntuosos frutos rojos iluminan el paladar impecablemente proporcionado. La mora agria, el té negro y las especias son parte del final superior al promedio. Este es un pinot noir excepcional en este rango de precios. El pinot noir de clima frío de Chile ha estado emergiendo en los últimos años; espere que se convierta en un gran éxito ya que los amantes del vino realmente se dan cuenta de los grandes valores disponibles.

Montes Alpha 2012 Cabernet Sauvignon ($ 25)

El Valle de Colchagua es la fuente de la fruta aquí. Está compuesto por cabernet sauvignon (90 por ciento) y merlot (10 por ciento). En nariz, abundan los aromas de cereza negra y mechones de sabrosas hierbas. Los sabores de frutas negras y rojas de todas las rayas dominan el paladar lleno de sabor junto con la canela y el clavo. El espresso y la tierra abundan en el final, así como trozos de fruta negra agria. Rendimiento de taninos medios con algo de aire. Este vino tiene la estructura y el carácter para beber como un derroche, pero el precio lo hace al alcance de la mayoría de los amantes del vino.

Santa Rita 2007 Pehuén Carménère ($ 70)

Toda la fruta de este vino se obtuvo en el Valle de Apalta. Además de carménère (95 por ciento), se mezcló algo de cabernet sauvignon (5 por ciento). Algunas de las vides se remontan a la década de 1940. Las hierbas saladas y las frutas moradas conducen a una nariz potente y embriagadora. El paladar sustancial está en capas profundas y tachonado de ola tras ola de sabores de frutas negras; Las características de la mora, la frambuesa y la ciruela juegan un papel destacado. La tierra, la achicoria y la salsa de chocolate son parte del final prodigiosamente largo. Este es simplemente uno de los mejores carménères del mercado. Dicho de otra manera, es increíble en una botella

Santa Rita 2010 Casa Real Cabernet Sauvignon ($ 85)

La oferta es enteramente cabernet sauvignon del Valle del Maipo. Crianza de 15 meses en roble exclusivamente francés. Tan oscuro es el color de este cabernet que en el momento en que lo viertes en tu vaso o en una jarra, te devuelve la mirada un poco inquietante. Arándano, frambuesa negra, mora y más lideran un paladar denso que está lleno de montones de sabores sustanciales de frutas negras y especias acompañantes. La fruta negra continua, mucho chocolate negro y especias de sobra son parte del final memorablemente largo y persistente. Este es un ejemplo impecable de cabernet sauvignon que se vendería fácilmente por $ 150 si fuera de una región de cabernet más conocida.

Estos ocho vinos ni siquiera comienzan a arañar la superficie de lo que Chile tiene para ofrecer. Este es uno de los países vitivinícolas más dinámicos del mundo, con muchas regiones de cultivo distintas. Ya sea que su presupuesto para el vino sea de $ 15 o $ 115, encontrará algo espectacular de Chile en todos los rangos de precios imaginables. Si aún no está bebiendo vino chileno, es hora de subir a bordo.


Valorar el vino: no creo que signifique lo que tú crees que significa.

Estuve en una cata hace unos días en Oporto donde el presentador señaló al comienzo de su charla que querían centrarse en los “vinos de valor”. Sin embargo, luego continuó diciendo que, con pesar, si bien ese era el objetivo, simplemente no se atrevía a hacerlo. Sintió que necesitaba mostrar algunos vinos a precios más altos en lugar de mostrar lo que los vinos portugueses eran realmente capaces de hacer.

Cuando escuché esto, me sorprendió un poco. Me recordó a una escena de la que posiblemente sea una de las mejores películas jamás realizadas, La princesa prometida. A lo largo de una serie de desafíos, el & # 8216mastermind & # 8217 Vizzini sigue repitiendo la palabra “Inconcebible” hasta que finalmente, el mucho más práctico Iñigo Montoya dice: “Sigues usando esa palabra. No creo que signifique lo que tú crees que significa ".

Durante mucho tiempo, los amantes del vino portugueses, como yo, hemos vivido con una palabra que no creo que los promotores de los vinos portugueses comprendan completamente el significado de esa palabra es "valor" y que a menudo se aplica en forma de "vinos portugueses son gran valor".

En la superficie, esto parece ser algo bueno. O eso es lo que pensé cuando lo escuché por primera vez hace muchos años y seguí promoviendo la idea entre amigos y familiares. Pensé que si había & # 8216 gran valor & # 8217, significaba que los vinos tenían un precio justo, o tal vez incluso un precio más bajo que su valor real. Resulta que estaba equivocado.

Verá, cuando comprende el contexto y cuáles son sus opciones, como al reservar un hotel, & # 8216great value & # 8217 puede significar algo útil. Usted sabe que es posible que no obtenga todos los lujos de un hotel de 5 *, pero espera que, independientemente de lo que gaste, obtendrá suficientes para sentir que ha gastado bien su dinero.

Cuando el cliente no & # 8217t tiene ese contexto, o & # 8217t comprende o ve las diferencias entre las opciones, valor se convierte en sinónimo de & # 8216cheap & # 8217. Al igual que las gamas de supermercado & # 8216Value & # 8217, son las opciones menos costosas, sacrificando la calidad y eliminando todos los extras imaginables por el precio más bajo posible. Debido a esto, la palabra & # 8220value & # 8221 a menudo se ha convertido en una señal de advertencia y algo que se debe evitar.

La mayoría de los consumidores que conozco no quieren beber vino barato. Lo que quieren es beber el mejor vino que puedan pagar, en la categoría a la que aspiran. El "vino de valor" en este caso no es el mejor vino, sino el que tiene menos compensaciones. Sin embargo, no se puede tener un "vino de valor" sin ese contexto o aspiración, y este es el meollo del problema de Portugal.

En definitiva, Portugal no ha invertido en sus vinos de “valor añadido” (a falta de un término mejor).

Pregúntele a cualquier fanático del vino cuáles son los mejores vinos franceses y apuesto a que obtendrá al menos un par de respuestas de los Rothschild, ¿un Krug, República Democrática del Congo? Los grandes vinos españoles pueden producir los clásicos de Rioja: Muga, López de Heredia y otros. Sin embargo, pregúntele a cualquier fanático del vino que nombre los mejores vinos portugueses y tendrá suerte si la respuesta no es Mateus Rosé. No es que los vinos no existan, sino que no se habla de ellos ni se vincula a la marca "Vino Portugués" fuera del mantra de valor. Cuando les hice la misma pregunta a los profesionales del vino en los EE. UU., La mayoría recurrió a hablar sobre las muchas casas de Oporto. Maravilloso para la industria del vino de Oporto, pero inútil para los productores de vinos tranquilos.

Sé que algunos de mis amigos portugueses, y compañeros fanáticos del vino portugueses, a esta altura estarán gritando en la pantalla ¡Barca Velha, Barca Velha! Esta cacofonía luego se dividirá en otras listas, cada una variada según los propios intereses de los individuos. Habrá una larga lista de grandes vinos, pero no habrá consenso ni acuerdo en cuanto a dónde deben clasificarse estos vinos en cualquier jerarquía. Me encanta eso, me encanta la diversidad. Lamentablemente, no hace nada para marcar la cultura del vino de un país. Sin mencionar el hecho de que fuera de Portugal incluso Barca Velha no es un nombre muy conocido.

Al final, nos quedaríamos con nada más que un grupo de personas que estuvieron de acuerdo en que el Duero hizo algunos de los mejores vinos, el Dão es increíble, pero aún no ha florecido, Alentejo es “nuestra California / Australia”, y que “vinho verde ”es divertido en verano. Por no hablar de los defensores incondicionales del vino de Oporto, Madeira, Tras-os-Montes, Bairrada, Beira Interior, Tejo, Colares, Algarve… [ok, tal vez nadie separe al Algarve, al menos hasta que esto se publique]. Estoy seguro de que lo escucharé en los comentarios.

Lamentablemente, nadie podrá darme la lista definitiva de vinos íconos portugueses y, sin embargo, cada año escuchamos que Portugal ofrece un "gran valor".

¿Cuál es el gran valor del vino portugués? ¿Qué los hace vinos & # 8216 valiosos & # 8217?

Portugal tiene grandes vinos. Pero tenemos que asegurarnos de que la gente los conozca y los desee. Sin esa lujuria, la idea del "valor" carece de pareja. ¿A qué estamos reteniendo estos vinos? ¿Francia? ¿España? ¿En otra parte? Espero que no. Porque la verdad es que el vino portugués es mejor que eso y puede valerse por sí mismo. Está en su mejor momento, asombroso. Sin embargo, algunos dirán: "Entonces, si son tan increíbles, ¿por qué no están anotando grandes puntos con Parker?" A lo que digo: "Lo hacen de vez en cuando, pero en verdad porque los vinos son únicos y diversos, y carecen de un defensor vocal a tiempo completo".

Kermit Lynch, Jorge Ordonez, Eric Solomon, Terry Theise, estos son solo algunos de los defensores que cambiaron la marea de percepción de otras regiones y vinos # 8217. No lo hicieron hablando de "valor", lo hicieron hablando desde una pasión. La pasión vende vinos. El valor es para cuando otros quieren comprar esa pasión a un precio determinado.

Creo que mi solución es sencilla.

Un nuevo nombre. Un nuevo concepto. Portugal para mí no es un país de "valores" de vino como un almacén de cajas grandes de descuento. No es un lugar para buscar gangas y ofertas. A mi Portugal es un país vitivinícola boutique.

Hoy en día, la palabra “boutique” se usa en todas partes para resaltar los lugares exclusivos y únicos que debe ver, visitar y comprar. Lugares donde obtienes experiencias únicas, no compruebas los resultados de la comparación de precios.

Hay hoteles boutique, a menudo tesoros únicos para explorar que están fuera de lo común. Hay restaurantes boutique con chefs que combinan sabores que otros no necesariamente comprenden, pero les encanta explorar. Las boutiques son las que tienen lo efímero de artistas marginales, artesanías perdidas y curiosidades caseras.

Esto, para mí, es vino portugués. Colares, una región que estoy seguro de que muy pocos de los que leen esto conocen, elabora vinos que desafían toda explicación y con sabores que te atormentan. Alvarinhos añejos de Vinho Verde 10, 15 años - oxidado, dorado, perfumado y desconocido. Tintos del Duero que rebosan de mineralidad esquistosa, fortaleciéndote junto a sus hermanos del vino de Oporto. La lista es demasiado larga para publicarla aquí ahora. Pero esto es lo que quiero decir con "Boutique".

Necesitamos poner a Portugal en el mapa. Necesitamos darle un hogar en el mundo del vino. Más allá de Port y Madeira (dos vinos que me encantan) y dentro de las salas de las leyendas del vino. Los portugueses deben dejar de conformarse con suficientemente bueno, y exigen que sus vinos tengan un lugar en los estantes más importantes de las tiendas de vinos de todo el mundo. Ya no está relegado al nivel inferior del estante español en la parte posterior de la tienda con otros países & # 8217 ofertas de valor.


Expertos en vino sobre cómo 2020 está destacando nuevas regiones vitivinícolas

2020 no ha sido fácil para el mundo del vino. Para enumerar algunos obstáculos: un globo de bares cerró. Una pandemia mundial. Cambio climático. California y Oregon enfrentan la temporada de incendios forestales más destructiva de la historia.

En esta serie en curso, estamos hablando con los principales actores del mundo del vino fino para comprender cómo el año está afectando a la industria del vino de lujo.

Uno de los cambios más importantes en el mundo del buen vino es la lista cambiante de terruños preciados. Sí, Grand Crus continuará exigiendo el mejor precio. Pero con los nuevos aranceles, los incendios y una nueva ola de recolectores de vino, los ojos de los bebedores de vino se están alejando de Francia y California.

“En la última década, los recolectores de vino han comenzado a descubrir una variedad de enólogos emocionantes que elaboran el néctar del mañana en nuevos terruños del mundo. A estos pioneros también se unen dinastías vinícolas establecidas desde hace mucho tiempo que aportan su experiencia para crear viñedos de clase mundial ”, describe Tom Gearing, director ejecutivo de Cult Wines, una de las empresas de inversión en vinos finos más importantes del mundo. “Regiones como Chile, Argentina, España y, en menor medida, Estados Unidos ofrecen un fuerte valor relativo y beneficios de diversificación para los inversores en vino, así como nuevas experiencias para los amantes del vino curiosos. Mientras que hace diez años, los vinos producidos en estos países combinados representaban el 0,5% de la cuota comercial, medida por valor en Liv-ex, ahora representan el 6,2%. A medida que el lugar de la demanda futura continúa desplazándose hacia estas regiones fronterizas, hemos identificado las mayores oportunidades de crecimiento en los mercados emergentes para el vino fino ”.

El desempeño de Chile, particularmente los vinos de Almaviva y Sena, ha sido increíblemente fuerte: los vinos de Argentina y Chile están recibiendo puntajes de crítica como nunca antes. Gearing apunta a Chile, España, Australia y Argentina como áreas con mayor potencial, según un análisis de CAGR% entre 2015 y 2020.

El nuevo trato de Guy Fieri lo convierte en uno de los presentadores de televisión por cable mejor pagados

Esta bebida efervescente de la vieja escuela es la respuesta del mundo del vino al Hard Seltzer

La industria cervecera artesanal de Fairbanks está prosperando a pesar de su remota ubicación en Alaska

Las bodegas a monitorear incluyen Almaviva, Mondavi y Chadwick de Chile, Vega Sicilia de Sena España, Henschke de Unco y Pingus Australia, Hill of Grace, Penfolds y Grange y Cheval Andres de Argentina.

Gracias a los canales de distribución en expansión que exploramos la semana pasada, el consumidor de vino fino está cada vez más expuesto a las regiones vitivinícolas emergentes. “En la última década, los recolectores de vino han comenzado a descubrir una variedad de enólogos emocionantes que elaboran el néctar del mañana en nuevos terruños del mundo. A estos pioneros también se unen dinastías vinícolas establecidas desde hace mucho tiempo que aportan su experiencia para crear viñedos de clase mundial ”, dice Gearing de Cult Wine.

Otro atractivo de los nuevos terruños es que los precios se disparan en las famosas regiones vinícolas de Burdeos y más allá, los enófilos experimentados están buscando nuevas regiones para sacar más provecho de su inversión.

Especialmente para beber: “Con el aumento de los precios, muchos ahora ven sus bodegas como una inversión en lugar de algo para compartir con amigos”, dice la coleccionista de vinos Heidi Pozzo. "Escucho regularmente, No puedo justificar beber eso. ¿Por qué beber un DRC, Coche Dury o Rosseau que se compró por $ 100 cuando se puede vender por miles? "

Para el sumiller Zack Musick, director de bebidas de Merriman’s Hawaii, las nuevas regiones son lo que atrae a sus clientes, aunque solo sea por el precio. “Todo comenzó con las preocupaciones en torno a las tarifas, que comenzaron en 2019. Trabajando en un restaurante de alta cocina en un vecindario un poco más próspero de Maui, tengo muchos vinos de primera de varias partes del mundo. Un arancel del 25% sobre los vinos que ya están en el punto de precio de $ 400- $ 500, los coloca fuera de lo que muchas personas quieren gastar en una botella de vino en la cena. Me ha hecho girar en torno al programa que he estado diseñando durante los últimos 4 años; reduje mis opciones de Borgoña, Burdeos, Piamonte y Toscana y comencé a centrarme en regiones más oscuras donde los vinos todavía tienen una gran calidad, pero no obtener el reconocimiento y la demanda que se merecen. Eso ayuda a mantener el precio relativamente bajo ".

Andy Myers, director de vinos de ThinkFoodGroup de José Andrés, ha adoptado una táctica similar. “Desde la perspectiva de un restaurante, puedo decirles que es un momento increíblemente difícil para el vino. Los aranceles han aumentado el precio de la mayoría de los vinos, lo que ha cambiado la dinámica de lo que se puede comprar para diferentes categorías. Los vinos de la gama "por copa" a menudo han aumentado unos pocos dólares, sacándolos por completo de la gama de precios "por copa". Hemos trasladado algunas de nuestras ofertas "por copa" a regiones menos conocidas para mantener un precio competitivo. Los vinos europeos de alta gama también han subido, pero es realmente en el rango de $ 8 a $ 15 donde estamos viendo el efecto real de los aranceles ".

El aumento de los precios se extiende para afectar a los enófilos en todos los roles. “Esto llega a una nueva generación de sumilleres y coleccionistas”, continúa Pizzo. “El público más joven que ahora es somm o trabaja en bodegas nunca ha probado a los productores sólidos a grandes. El precio es una barrera y miran hacia otras regiones ”.

Pero uno de los cambios más devastadores y drásticos en el mapa vitivinícola del mundo son los incendios de la costa oeste.

“Los incendios son devastadores especialmente para la producción de vino tinto de 2020 porque muchas de estas uvas se han quedado a través del humo y probablemente estén contaminadas”, dice Chris Towt, propietario de Durell Vineyards y cofundador de VineSpring. “Muchos vinos blancos y rosados ​​se vendimiaron justo antes o cuando comenzaban los incendios. Afortunadamente, las pocas cosechas anteriores (2018, 2019) fueron años excepcionales con frutas y vinos de alta calidad, por lo que la esperanza es que muchas bodegas fuertemente afectadas por los incendios de este año puedan mantener las ventas de estas cosechas anteriores.

“Dicho eso”, continúa. “Demasiadas bodegas han sido destruidas o dañadas en los incendios de este año. Muchos, muchos más están rechazando las uvas debido al olor a humo. Los viñedos con una mayoría de uvas de vino tinto tienen pérdidas históricas y muchos no tienen seguro de cosechas. Los laboratorios que tienen pruebas de análisis químico para detectar la presencia de humo de micro-fermentos están respaldados hasta el punto en que algunas bodegas están enviando jugo a Australia. Es un año desastroso para la industria del vino ”.

“No solo la pérdida de vidas y la devastación en todo California…” dice Ted Rink, director de bebidas en el galardonado BLVD Steakhouse en Chicago. “Estamos perdiendo franjas de productos de vino crudo. Cuando todo esté dicho y hecho, el impacto en la industria del vino de California será severo. Si los aranceles ayudaron a mover a los bebedores de vino a su propio patio trasero, COVID y ahora los incendios recuperaron ese potencial. La industria del vino de California realmente está siendo pateada cuando están cayendo. Los productores que tengan cultivos viables serán mucho más limitados. Tengo miedo de recoger vino de California 2020 debido a preocupaciones sobre la contaminación del humo ".


Seamos claros: los malos vinos son malos vinos, punto

Si bebes mal vino el tiempo suficiente, ¿acabarás bebiendo buen vino?

No, no lo creo. Aún así, un par de escritores de vinos han intentado recientemente argumentar que el mal vino debe ser tolerado, si no aceptado. Argumentan que no puede ser del todo malo si atrae a un gran número de personas. Beber vino malo fomenta el amor por todo vino y, realmente, nada es dañino en el vino malo, así que ¿por qué no vivir y dejar vivir?

Estoy a favor de la convivencia pacífica. Nunca culparía a las personas por los vinos que eligen beber, o por no hacer del buen vino una prioridad en sus vidas. Pero si le importa beber buen vino, entonces debería tomarse en serio estos argumentos, como yo.

Igual de importante, estos artículos sugieren que los críticos de vino no deberían hacer juicios estéticos razonados sobre el bien y el mal. En cambio, los críticos deberían alentar a beber vino de cualquier tipo basándose en la teoría de que la cultura del vino se beneficiará en última instancia de la cantidad consumida en lugar de la calidad.

Aparte de su naturaleza condescendiente, tal posición combina el papel del crítico, cuyo objetivo es fomentar el juicio y el discernimiento, con un portavoz de la industria, cuyo papel es fomentar las ventas. Los críticos, y todos los periodistas del vino, no deben ser leal a la industria del vino, ni aceptar la noción de que el consumo de cualquier vino logra una especie de bien supremo.

Como escribí en marzo, la mejor manera de mejorar la calidad de lo que bebe es pensar en el vino como alimento. La simple aplicación de los mismos juicios estéticos, médicos, éticos y morales al vino que mucha gente aplica a la comida, como sugerí, da como resultado beber mejor vino.

Casualmente, unas semanas después de mi artículo, las páginas de Opinión de The New York Times publicaron "Ignora a los snobs, bebe el vino barato y delicioso". En él, la escritora Bianca Bosker argumentó que los amantes del vino no deben evitar los "vinos procesados", productos hechos con uvas cultivadas industrialmente, que se manipulan y adaptan para ajustarse a especificaciones predeterminadas basadas en la investigación de la audiencia.

"Estas botellas difamadas tienen un lugar", escribió Bosker. “Ha llegado el momento de aprender a amar los vinos no naturales”.

La pieza fue adaptada de su entretenido libro, "Cork Dork: A Wine-Fueled Adventure Among the Obsesive Sommeliers, Big Bottle Hunters y Rogue Scientists Who Taught Me to Live for Taste".

La Sra. Bosker argumentó que la aplicación de la tecnología al vino lo ha democratizado al mejorar su calidad y hacer que lo que ella llamó buen vino sea accesible a más personas a precios más bajos.

"Gracias a las bombas y los polvos, los bebedores que no pueden derrochar ya no tienen que conformarse con el plonk", escribió. "La brecha entre el vino fino y el vino comercial se está reduciendo a medida que los productores utilizan atajos químicos no solo para evitar fallas flagrantes, sino también para imitar botellas de alta gama".

Este argumento es incorrecto en casi todos los sentidos.

En primer lugar, los aditivos y la manipulación no mejoraron el nivel general del vino. La ciencia lo hizo. Durante siglos nadie entendió cómo funcionaba la vinificación. La fermentación era en gran parte un misterio, al igual que las razones por las que el vino se echaba a perder.

Los avances científicos revelaron el papel de la levadura en la fermentación y explicaron cómo las bacterias convirtieron el ácido málico en ácido láctico más suave, lo que hace que muchos vinos tintos y algunos blancos sean más fáciles de beber. La ciencia descubrió los efectos perniciosos de la actividad microbiana no deseada en el vino, el daño que proviene de la exposición prolongada al aire y al calor y los beneficios de una atención escrupulosa a la limpieza en la elaboración del vino. Todo esto resultó en menos vinos defectuosos.

Las mejoras tecnológicas también fueron beneficiosas. La refrigeración ayudó a elaborar vinos blancos frescos y afrutados, al igual que la amplia disponibilidad de acero inoxidable. Sin embargo, la tecnología para manipular texturas y sabores, y para eliminar el alcohol, no ha mejorado el vino. Simplemente lo hizo más formulado, como los refrescos y otras bebidas, al agilizar la producción para lograr consistencia y estabilidad. Es como decir que el desarrollo de Wonder Bread hizo que el pan fuera mejor.

Qué cocinar este fin de semana

Sam Sifton tiene sugerencias de menú para el fin de semana. Hay miles de ideas sobre qué cocinar esperándote en New York Times Cooking.

    • En esta receta de camarones en el purgatorio en olla de cocción lenta, la salsa picante de pimiento rojo y tomate desarrolla sus sabores profundos durante horas.
    • Ponga un poco de salsa picante verde comprada en la tienda en este pollo masala verde rápido y picante. podría ser bueno para la cena y algunos muffins de arándanos para el desayuno.
    • De postre, ¿granizado de sandía? ¿O un bizcocho con fresas maceradas y nata montada?
    • ¿Y para el Día de los Caídos en sí? Sabes que tenemos muchas, muchas recetas para eso.

    Los avances para eliminar defectos en el vino, como la acidez volátil, no han mejorado. Los vinos desagradables son menos malos. Hay una diferencia.

    Finalmente, la idea de que manipular vino barato para imitar botellas de alta gama beneficia a los consumidores es ridícula. Pocas cosas han sido tan dañinas para la industria del vino estadounidense como su homogeneización. Los vinos de imitación se venden, pero la industria del vino estadounidense también anhela la aprobación crítica. Los vinos de imitación de alta gama pueden satisfacer a muchas personas, pero son mercancías, no más dignas de aplauso que las imitaciones de bolsos de diseñador que se venden en Canal Street.

    Una de las glorias del vino es su diversidad. El Viejo Mundo, que tuvo la ventaja de siglos de esfuerzos localizados, puede ofrecer cientos de vinos diferentes, producidos por herencia y tradición, que son expresiones mucho más honestas de la cultura que cualquier imitación del Cabernet Sauvignon de Napa, un producto de virutas de roble, enzimas, "Bombas y polvos", que se elevan desde el soleado Valle Central de California.

    Muchos amantes del vino se mostraron muy en desacuerdo con los argumentos de la Sra. Bosker, incluidos escritores como Alice Feiring, Rachel Signer y Alder Yarrow, e incluso un enólogo como Jason Haas de Tablas Creek.

    Esther Mobley de The San Francisco Chronicle intentó dividir la diferencia. El mundo del vino no está dividido entre los extremos del vino procesado "Frankenwine" y el vino natural, que el artículo de Bosker llamó "el elemento básico de las mesas de moda".

    La Sra. Mobley señaló correctamente que entre estos extremos se encuentra una multitud de vinos que se encuentran en todo el espectro de procesamiento. Sugiere que la gente no debería comparar los aditivos del vino con los de los alimentos porque no son dañinos para la salud, y ciertamente no a la par con comer pollos "drogados con antibióticos durante toda su vida". Sin embargo, no se refiere a las prácticas agrícolas, que pueden dejar bajos niveles de residuos de pesticidas en el vino. El veredicto no es claro sobre cuán dañinos pueden ser para los humanos, aunque no hay duda de que dichos químicos son dañinos para los trabajadores de los viñedos que deben aplicarlos.

    Si bien creo que los vinos menos procesados ​​son más saludables, también son mejores vinos. Para las personas que desean beber mejores vinos, pensar en el vino como alimento fue un enfoque útil para lograr ese objetivo.

    La Sra. Bosker y la Sra. Mobley encontraron puntos en común con la esperanza de que los vinos procesados ​​y manipulados sirvieran como botellas de entrada para la próxima generación de amantes del vino.

    Esta es una posición que nunca he entendido. No creo que la industria del vino se preocupe por los "enófilos", una palabra que es tan snob como suena. No produce millones de botellas de vino barato y malo porque quiere desarrollar bebedores de vino sabios y conocedores. Hace vino chatarra porque se vende como comida chatarra.

    Un buen vino barato, que puede requerir un poco de esfuerzo encontrar y que es un poco más caro, sería una vía de acceso mucho mejor para los futuros amantes del vino. Ya sea barato o caro, un buen vino es más que un sistema de suministro de alcohol probado en grupos focales. Es una expresión de cultura, un placer de convivencia, un acompañante de la comida y, en ocasiones, una experiencia emocional y contemplativa.

    Ese tipo de experiencia no es para todos. Muchas personas simplemente tienen otras prioridades en la vida y están felices de entusiasmarse un poco con el vino afrutado, lo cual está bien.

    Pero discrepo con la gente que debería saberlo mejor, los que confunden las diferencias entre vinos buenos y malos, y los críticos y promotores de la industria. Cualquiera que esté en el negocio de examinar el vino críticamente debe ser realmente crítico, no simplemente validar las elecciones del consumidor, y mirar el vino de manera crítica significa comprender el abismo entre los productos vitivinícolas producidos en masa y los vinos que son una expresión de un lugar, un pueblo y una estética.

    Hace aproximadamente un mes, Batya Ungar-Sargon, un periodista que escribía sobre esta tempestad de vinos para el sitio web VinePair, me preguntó cómo me sentiría si los grandes vinos del mundo, a menudo escasos y caros, pudieran ser analizados por laboratorios y duplicados en cantidad.

    Dije que pensaba que sería horrible. Sí, los vinos que pocas personas son capaces de degustar estarían ampliamente disponibles, sus complejidades probadas por muchos en lugar de unos pocos privilegiados.

    Sin embargo, tales reproducciones cambiarían por completo la experiencia. El buen vino es, por naturaleza, fugaz, misterioso, cambiante, sujeto a los matices imperfectos e impredecibles del clima, el lugar y el juicio humano. Cambia continuamente, reaccionando a la temperatura y al tacto, la comida y el estado de ánimo, sus años en botella y sus minutos en copa. Está más allá de la reproducción.

    Ya sea barato o caro, los amantes del vino viven por la emoción de la sorpresa, la sensación de descubrimiento, el placer de saber que los mejores vinos pueden llevarte a lugares que nunca anticipaste.

    Es lo desconocido lo que hace un buen vino, no la eliminación de defectos o la popularidad de los sabores.


    Cómo los restaurantes pueden promover una industria del vino más diversa e inclusiva

    Los restaurantes también pueden contribuir a cerrar la brecha entre los clientes y los vinos producidos por minorías.

    El mundo del vino es vasto y histórico, pero también está muy impregnado de una mentalidad de la vieja guardia que ha llevado a problemas sistemáticos, con organizaciones como la Corte de Maestros Sommeliers actualmente bajo escrutinio por cargos de conducta sexual inapropiada y falta de diversidad. Además, en respuesta a los recientes actos de injusticia contra las vidas de negros y asiáticos en los EE. UU., Los consumidores buscan intencionalmente negocios que reflejen claramente sus valores de inclusión e igualdad.

    Después de reconocer que la industria del vino es mayoritariamente blanca y mayoritariamente masculina, ¿qué pueden hacer los restaurantes para empezar a cambiar el paradigma?

    “The first approach is trying to create awareness among young people of color that this is a career path you can go down,” says Longevity Wines owner and winemaker Phil Long, who also serves as president of the Association of African American Vintners (aaav).

    Restaurant owners and beverage directors can begin raising awareness by serving minority-made wines and educating customers about the origins of said wines. “It’s really about creating awareness that we actually do exist,” Long says.

    Including wines like Long’s own white label, which is distributed nationally, not only lets people of color see themselves reflected on the menu, but it also appeals to the vast majority of consumers. Looking back over her more than 20 years in the beverage industry, Deborah Brenner, founder and CEO of Women of the Vine & Spirits, has found that customers are curious and quick to support minority-led initiatives.

    “The consumer really enjoys learning about products from bartenders,” she says. When she worked in restaurants, Brenner says she made the effort to curate a wine list and source spirits that she could introduce to customers as women- and minority-owned. “Every time the customers would come in, they’d ask, ‘Deb, what’s new?’” she says.

    Just as restaurant leaders wish to show their values through the products they source, so too do customers strive to be conscious buyers.

    “I think that people today are really making an effort to ask, ‘How can I better support companies and products that share my values of diversity and equity?’” Brenner says. “‘How can I spend my money to support Black-owned companies, women-owned companies, and veteran-owned companies?’”

    Restaurants can also play a role in bridging the gap between customers and minority-produced wines. But Long says operators should know that it will take effort since there aren’t that many minority-led labels. To curate a top-quality list featuring a diverse mix of producers, beverage leaders need to do their research.

    Thankfully, organizations like the AAAV and Women of the Vine & Spirits provide lists of wine labels on their sites that fit within their missions for diversity, equity, and inclusion. These associations are always looking for ways to make access to this knowledge easier for industry professionals.

    After curating a strong selection, the next step is to promote the mission behind the menu, leaders say.

    “When we have partners of color, we make sure that that is a talking point so people understand that inclusivity is very important to us,” says Gene Zimmerman, director of beverage at four-unit restaurant Sixty Vines and two-unit Mexican Sugar. “I am a big proponent of family-owned and operated wineries, people who farm sustainably and responsibly, give back to their communities, and treat their employees well.”

    That passion is typically reflected in how the producers make wine, Zimmerman adds. It’s easy for him to get excited about and share these products with customers.

    It is also important for Sixty Vines to offer exceptional, knock-your-socks-off wines at affordable prices so customers of all walks of life can come in and discover the beauty of a good glass of wine. “That is a piece of the inclusion: wines for the people,” Zimmerman says.

    Another way restaurants can foster a sense of diversity and inclusion is by making sure that they hire people of color, women, members of the LGBTQ community, and beyond.

    “We need to recognize that restaurant goers are very diverse, and they’re going to be more apt to dine in and frequent a restaurant that has diversity,” Brenner says. “Diversity, equity, and inclusion are proven statistically [to be] good for business. When you have diverse people in your talent pool, you’re solving problems by looking at things differently.”

    And in crises like the current pandemic, having a variety of voices is all the more important diversity breeds innovation and resiliency through differing perspectives and collaboration.

    In terms of hiring practices, Brenner recommends restaurants take a close look at how they are writing job descriptions and where they are promoting openings, “so you’re not just attracting the same people,” she says.

    Restaurants of all sizes can become involved with associations like AAAV and Women of the Vine & Spirits. Through these collaborations, they can help fund scholarships that provide industry experience and mentorship to traditionally underrepresented groups. After all, these organizations not only offer career paths forward for people of color and women, they also provide a support system of peers and leaders that look like them in an industry that often does not.


    Can Chilean Wine Be As Good As Bordeaux? Ask Winemaker Cristian Vallejo

    French varieties and winemaking techniques altered the face of Chilean wine in the 19th century and the effects of France continue to be felt in Chile today. The phylloxera epidemic of the mid to late 19th century first wreaked havoc on vineyards in France, causing French winemakers to seek other lands in which to ply their trade. Wealthy Chilean landowners had already begun importing French grapevines an emigration of enologists from Bordeaux to Santiago followed.

    Don Silvestre Ochagavia Echazarreta, who founded Viña Ochagavia in 1851, is widely credited as the first Chilean to import and grow French Vitis vinifera varieties from Bordeaux, including Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Malbec, Sauvignon Blanc and Sémillon. About twenty years later, Don Maximiano Errazuriz founded Viña Errazuriz, also using French varieties and employing French techniques. Both continue to make award-winning wine today, as do their contemporaries Undurraga, Concha y Toro and Cousiño Macul.

    Today vintners in Chile are crafting single vineyard and small plot wines that rival the best of Bordeaux, often at a significantly better value. Montes Folly, Altamana, and Don Melchor are among the “Super Chileans” that exemplify the best the country has to offer. A newcomer to the Super Chilean designation is VIK, founded by Norwegian-Uruguayan billionaire Alex Vik. With the aim of making the finest wine in South America, he hired French consultants Patrick Valette and Gonzague de Lambert to find the land on which to grow what are commonly called “the Bordeaux varieties.” After locating 12 small valleys spread out over almost 11,000 acres in Chile’s Millahue Valley, Vik brought in a team of experts to test the soil, water conditions, base temperature and wind currents in order to determine perfect placement for different grape varieties. The result is a series of plots with distinct microclimates, which many experts agree is the basis for making great wine.

    Winemaker Cristian Vallejo with a bottle of VIK.

    Vik also hired winemaker Cristian Vallejo, a native Chilean who worked in Spain, France and Italy before returning to his native country. Among the notable wineries on Vallejo’s resume are stints at Viña Valdivieso and TerreMater in Chile, Clos Mont Blanc in Spain, and France’s Chateau Margaux, Leoville Poyferre, and Chateau Berliquet. Vallejo returned to Chile in 2006 to begin work at VIK, an estate winery that produces three wines, the entry-level Milla Cala (SRP $45), midrange La Piu Belle( SRP $100), and high-end icon wine VIK (SRP $165), an exquisite Cabernet Sauvignon-based blend that has received scores in the mid to high 90s from a variety of international wine critics.

    Whiskey Wars: How Bourbon And Scotch Became Pawns In Global Trade Disputes

    Here Cristian Vallejo talks about his background, Viña Vik, and what makes the wine so special.

    World Wine Guys: How did the years you spent making wine in Spain, France and Italy influence your technique when you returned to your native Chile?

    Cristian Vallejo:France showed me how to manage the vineyard throughout the year, prune the harvests, work the tannins from the vines, and make the wine. It all starts in the vineyard. Spain showed me how to express the best side of your terroir in the wine and finally, Italy taught me how to extract delicately pure and fine aromas from the terroir.

    WWG: Who were your winemaking mentors and how did they impact the way you make wine today?

    CV: Paul Pontallier and Philippe Bascaules from Chateaux Margaux focused my vineyard management and improved my precision in winemaking to achieve the perfect tannins with tension, structure, and finesse.

    WWG: Viña Vik is often described as a “holistic winery.” What does this mean?

    CV: The ‘whole’ in holistic is our wines. Every single step involved in producing them is important and considered. We take that awareness of all elements and how they interact to make the most elegant, dynamic and expressive wines.

    WWG: The winery at Viña Vik is very beautiful. Can you describe some of the features of the winery that contribute to its sustainability measures?

    CV: Our winery was built with the intention of maximizing nature’s energy. The reflecting pool that sweeps across the entrance to the winery serves the function of cooling the barrel warehouse below it and maintaining humidity levels. The white fabric roof is a unique material that simultaneously illuminates the winery during the day and regulates the temperature of the winery from the outside. When we have to cool down a tank during the summer the quantity of energy needed required is less.

    The reflecting above Vik's underground winery helps to cool the barrels of wine stored below.

    WWG: How do the site of Viña Vik’s vineyard and the climate of the Millahue Valley affect the quality of the wine made there?

    CV: The vineyard is high-density planted for low yield to concentrate flavors. We use 100 percent rootstock to homogenize ripening and harvest time for each parcel. The geography of Millahue is expansive and dynamic giving a variety of sun exposures, altitudes, and soils. All of that translates into terroir, complexity, and depth of flavor. The Pacific Ocean sweeps the vineyard with very cold breezes that preserve fresh flavors in our wines.

    WWG: How would you describe the three tiers of Viña Vik wine, Milla Cala, La Piu Belle, and Vik? Other than price, what makes these wines distinct from one another?

    CV: VIK, for me, is a book telling the beautiful story of passion and dedication where every glass is a chapter and every sip is a page. The blend of Cabernet Sauvignon and Cabernet Franc comes from the coolest area of the property giving this wine complexity, elegance and, layers of flavors and aromas.

    Milla Cala is the introduction to Vik it’s the abstract of that story of dedication and passion. Elegance and easy to read. A beautiful wine for every moment.

    La Piu Belle is the art of the new world, passionate but very refined. It shows other flavors of our terroir with different varieties like Carmenere and Syrah from a different valley of the property. It expresses totally different aroma based on blackberries, dry plums and spicy notes.

    WWG: In what ways does Vik compare to the great wines of Bordeaux?

    CV: Bordeaux inspires me with its layers of aromas and its depth of color. Our wines share elegant tannins, fine structure, linear acidity, and richness of aroma.


    Magazine Archives

    The Buying Guide for this issue is available here.

    Web Exclusive Content

    MOTHER'S DAY TIPS Planning a big day for Mom? Watch for our feature in early May—we talk to a top chef and get a recipe and wine picks. Find more recipes and pairings with our biweekly 8 & $20 feature, showcasing easy-to-prepare recipes matched to delicious wines priced at $20 or less. Plus, sign up to receive more recipe suggestions in our free, weekly Sips & Tips email newsletter.

    NEED-TO-KNOW NEWS For wine lovers and the trade, our website is the place to find out which big-name wineries have been sold, the latest news on health, wine crime and much more. Keep up with our News section and follow us on Instagram, Twitter and Facebook.

    WINE SPECTATOR VIDEO Watch all our great wine tips, winemaker interviews and tastings on your desktop, laptop, tablet or phone.

    • ABCs of Burgundy with Bruce Sanderson: Our lead taster for the wines of Burgundy schools us on the key grapes, regions and classifications.
    • Spotlight On: Cleo Pahlmeyer: Cleo Pahlmeyer of Wayfarer and Pahlmeyer talks about her first sip of wine, what she's learned since then, and how her husband's wine knowledge complements hers.
    • Wine 101: How to Open Sparkling Wine: What's the right way to pop a bottle of sparkling wine? Watch this quick and easy tutorial for everything you need to know!

    For Subscribers

    SEARCH 390,000+ WINE REVIEWS We've hit a new milestone in our online library of expert wine ratings! Use our powerful search to find the latest scores and tasting notes (we blind-tasted more than 15,000 wines in 2019 alone), check the recommended drink window and latest auction prices on your cellared wines, or delve into the historical performance of the world's great collectibles.


    Launched in 2005 with an Old Vine Zinfandel sourced from some of the oldest grapevines in California, Gnarly Head® takes its name from the twisted trunks and branches of ancient, head-trained vines. Today, Gnarly Head is a Top 50 U.S. wine brand, with a family of wines loved by consumers for their big, bold flavors and gnarly attitude.

    The year was 1924. It was the heart of the Prohibition era, and wine’s darkest hour, when wine itself was deemed illegal. It was also the year our winery first planted vineyards in California. Story goes some of these grapes might have been used to make wine. For those that dared to toil in the black-market of winemaking, full-bodied red wines were the wine of choice and a crowd favorite at speakeasies across the country.


    Cabernet Today

    The signature Chilean Cabernet Sauvignon is intense and generous, with firm yet pliable tannins, herbal overtones and loads of dark-fruit aromas and flavors. These wines are plusher than those from cooler climate Bordeaux, but less opulent and more spice-based than the fruit-forward Cabernet from Napa. The current vintage for high-end Chilean Cabernet is 2017, but wines from 2018, especially those priced from $15 to about $30, are now coming into the market.

    The 2017 vintage was marked by intense summer heat and a very early harvest. But for some winemakers, it proved that established terroirs and vines of a certain age (30 years or older) impact the wines even more than weather.

    ¡Gracias! We've received your email address, and soon you will start getting exclusive offers and news from Wine Enthusiast.

    “Vintages like 2017, ones that you know are coming in warm, force you to pay attention,” says Rafael Urrejola, winemaker for Undurraga. Its 2017 T.H. Cabernet, from an Alto Maipo vineyard planted three decades ago at about 2,200 feet, is tightly wound and a prime candidate for the cellar.

    Marcelo Papa of Concha y Toro / Photo by Matt Wilson

    “If you understand the ripening process and pick at the right time, the results should still be good,” he says. “But if you are late in this type of year, you will end up with overripe, cooked and flat wines. The harvest window gets really narrow. For T.H. 2017, we picked by the second week of March, very early compared to other years.”

    Only 7.6 inches of rain fell from May 2016 through April 2017, according to the Servicio Agrícola y Ganadero, a government agency. The prior year saw 17.5 inches of El Niño-driven rain, much of it in April when Cabernet Sauvignon harvests generally reach their peak.

    As for 2018, Chile’s winemakers call it the best year in a decade or more, for all varieties and styles of wine. It was normal in terms of daytime and nighttime temperatures—meaning excellent for Cabernet—with an average amount of rainfall for the year, about 13.5 inches.

    What made it especially great for Cabernet, according to Sebastian Ruiz, winemaker with Viña Tarapacá in the Isla de Maipo subzone, was that it allowed for a long hang time.

    “The Cabernet grapes were so healthy, with beautiful berries and bunches,” he says. “The yield was 26% higher compared to 2017, but perfect temperatures during the maturation period determined a later than normal harvest. This always helps Cabernet Sauvignon wines to have good color, freshness of fruit, good natural acidity and elegant tannins.”

    Marcelo Papa, technical director at Concha y Toro, called 2018 “fantastic, probably the best year in the last 10. The wines are refined, with great precision of fruit. They are juicy and display magnificent balance.

    “Something I recall noticing was that the vines looked very comfortable throughout the season, and experience has taught us that a happy vine produces a happy wine.”

    The harvest at Concha y Toro / Shutterstock

    Winemakers noted that 2019 was a good year for Cabernet, but one where drought conditions returned. A mere 6.4 inches of precipitation fell during the May to April measuring period.

    The 2020 vintage was one of the driest years on record with only 3.5 inches of rain, nary a drop during the growing period.

    Lorena Mora, who heads the Terrunyo program at Concha y Toro along with veteran winemaker Ignacio Recabarren, says that until the past year, drought conditions in Chile have been manageable due to modern irrigation. But how long that can continue remains to be seen.

    “We are getting to the point where we cannot replace the lack of rain,” says Mora. “In 2020, many vineyards had problems irrigating. It is a problem that has been intensifying year after year. In Maipo, the situation has us worried. We irrigated much more this past season, and we will have to adapt to this new reality.”

    Fernando Espina of Viña Chocalan / Photo by Matt Wilson

    With droughts come lower yields, something that hurts wineries that produce inexpensive wines designed for mass consumption. On the other hand, small yields tend to result in more concentrated wines.

    Fernando Espina, head winemaker at Viña Chocalan in the Maipo Valley, whose 2018 Gran Reserva Origen Cabernet Sauvignon offers great value, put Chile’s reduced rainfall into terms we all can understand.

    Rafael Urrejola of Undurraga / Photo by Matt Wilson

    “Today, we can talk about lower rainfall like the coronavirus pandemic,” he says. “We are dealing with a new normal. But extremely low yields are not necessarily synonymous with good quality. Rather, it can translate into drying tannins, overripe fruit, dehydration and high alcohol.”

    Fortunately, the best of Chile’s Cabernet Sauvignons deliver plush tannins, perfectly ripe fruit, juicy acidity and alcohol levels of about 14%. Wines like these are plentiful and calling your name.


    For many red wine lovers, Cabernet Sauvignon (or “Cab”) is the king of wines. The Cabernet grape typically produces big-bodied red wines well suited for aging. Although Cab is known as a Bordeaux varietal, remarkable Cabernet Sauvignons are produced around the world.

    1. 2015 Joseph Phelps Insignia

    Origen: Napa Valley, California, U.S.A.
    Varietal: 90% Cabernet Sauvignon, 7% Merlot, 3% Petit Verdot
    Precio: $275
    ABV: 14.5%

    For American Cabernet Sauvignon lovers, the Napa Valley is the place for great wine. And for those who follow Napa wine, you know why the 2015 Insignia tops our Best Cabernet Sauvignon list. Made from 90% Cabernet, carefully blended, this vintage is, simply put, a knockout. It is rich with blackberry and cassis, cocoa, graphite, cedar and the grip of grainy tannins. This is a wine you could drink now or cellar for 10-15 years.

    & gt For more information, visit the Joseph Phelps official website.

    2. 2015 Château Mouton Rothschild

    Origen: Pauillac, France
    Varietal: 82% Cabernet Sauvignon, 16% Merlot, 3% Petit Verdot
    Precio: $650
    ABV: 14%

    2015 was a great year for many, although not all, Bordeaux vintners. The year blessed Mouton Rothschild with one of its finest vintages of all time. If you are a collector, this is one to snap up quick, if you can. A deeply colored wine, it offers exuberant black fruit flavors balanced with sexy spices. It is a wine you could drink now, if you really can’t wait, but it will continue to evolve and potentially improve for a decade or more.

    & gt For more information, visit the Château Mouton Rothschild official website.

    > COFFEE & CHOCOLATE: They make a delicious combo. Do it with these artisanal Belgian chocolates we have tasted for you. ENJOY 10% OFF YOUR ENTIRE ORDER con GAYOT’s exclusive promo code. ORDER NOW!

    3. 2014 Tenuta San Guido Sassicaia DOC

    Origen: Bolgheri Sassicaia DOC, Italy
    Varietal: 85% Cabernet Sauvignon, 15% Cabernet Franc
    Precio: $160
    ABV: 13%

    Another world-renowned wine having a remarkable vintage, the 2014 Sassicaia truly puts Italian Cabernet on the map. Garnet-hued, it offers raspberry and black cherry fruit intermingled with intense baking spices and just a hint of sweaty leather. For a Cabernet, it feels surprisingly weightless on the tongue. Yet it lingers long, making sure that its impression is made.

    > For more information, visit the Tenuta San Guido official website.

    4. 2015 Château Pichon-Longueville Baron

    Origen: Pauillac, France
    Varietal: 77% Cabernet Sauvignon, 23% Merlot
    ABV: 13.5%

    Yet another home run for Bordeaux’s Pauillac region, the 2015 Château Pichon-Barone easily makes our list of the Best Cabernets. A rich, full-flavored wine, it offers the best of summer berries and the intensity of winter spices, making it a good choice for any time of the year. The wine’s velvety tannins give it sensual texture as well as ageability. Château Pichon-Baron Longueville is Second Grand Cru Classé in 1855.

    > For more information, visit the Pichon-Longueville Baron official website.

    5. 2013 LVE Cabernet Sauvignon

    Origen: Napa Valley, California, U.S.A.
    Varietal: 85% Cabernet Sauvignon, 15% Petit Verdot
    Precio: $85
    ABV: 15%

    If Phelps Insignia represents the great winemaking history of the Napa Valley, LVE stands as a totem of the present. This wine, in its presentation, its flavor profile and lineage, is what’s happening now. This seductive Cabernet, a newcomer on the Napa scene, is a collaboration between French vintner Jean-Charles Boisset and famed American musician John Legend. The wine offers powerful blackberry and black currant fruit with hints of espresso and oak.

    > For more information, visit the LVE Wines official website.

    6. 2016 DAOU Vineyards Reserve Cabernet Sauvignon

    Origen: Paso Robles, California, U.S.A.
    Varietal: 78% Cabernet Sauvignon, 12% Petit Verdot, 10% Merlot
    Precio: $50
    ABV: 14.5%

    Paso Robles is not California’s most popular Cabernet-producing region, but it is a region highly respected by anyone who loves intense, mature red wines. This reserve wine from DAOU perfectly expresses all that there is to love about Paso Cab. An intense and highly extracted wine, it offers complex aromas and flavors of black plum, cherry, cassis, olive, mushroom, cedar and spice all delivered with drama and great length. If you aren’t prepared to have your mouth stained, do not drink this wine!

    > For more information, visit the DAOU Vineyards official website.

    7. 2016 Penley Estate Phoenix Cabernet Sauvignon

    Origen: Coonawarra, Australia
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $17
    ABV: 14%

    When it comes to Cabernet, Coonawarra is Australia’s answer to the Napa Valley. This region is known for producing outstanding Cabernet and Penley Estate’s Phoenix sets the bar high for great wines in an affordable price range. A dark and richly concentrated wine, it offers tongue-coating tannins, intense blackberry and cassis flavors and a persistent curry spice. Although it’s under $20, Phoenix drinks like a much higher priced wine.

    > For more information, visit the Penley Estate official website.

    8. 2016 Obsidian Ridge Half Mile Cabernet Sauvignon, Lake County

    Origen: Red Hills Lake County, California, U.S.A.
    Varietal: 80% Cabernet Sauvignon, 12% Petite Sirah, 8% Petit Verdot
    Precio: $65
    ABV: 14.7%

    The Red Hills region’s potential for Cabernet is relatively untapped, but it may very well be the future of California red wine. Obsidian Ridge is most definitely blazing a trail for the region. Their 2016 Half Mile is a well-structured wine with glorious spice notes on both the nose and palate. Fruit flavors of plum and black cherry mingle with toasted oak notes and chocolate toward the back of the palate.

    > For more information, visit the Obsidian Ridge official website.

    9. 2016 Robert Mondavi Winery Napa Valley Cabernet

    Origen: Napa Valley, California, U.S.A.
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $34
    ABV: 14.5%

    Unlike many of the wines on this list, which represent something exciting and undiscovered, this wine makes our Best Cabernets list for the exact opposite reason. This is a wine you can count on, year after year, to represent exactly what Napa Valley Cabernet is all about. Made with grapes from two iconic Napa appellations, Oakville and Stags Leap, it is a textbook wine. It won’t excite or surprise you but it will deliver a crowd-pleasing, full-bodied Cabernet with loads of ripe fruit, firm tannins and modest spice, all at a very fair price.

    > For more information, visit the Robert Mondavi official website.

    10. 2014 50 Harvests Napa Valley Meritage

    Origen: Napa Valley, California, U.S.A.
    Varietal: 75% Cabernet Sauvignon, 25% Petit Verdot
    Precio: $60
    ABV: 14%

    This wine is on the opposite end of the Napa Valley spectrum from the Mondavi Cab. This one is a Bordeaux blend attempting to recreate Old World style with New World terroir and techniques — and we like the results. On the nose, it offers decadent raspberry and blackberry pie aromas backed up by earthier notes of tea leaves and tar. On the palate, it offers big fruit flavors with an almost candied quality. A well-structured wine, it finishes with a lingering note of spice.

    > For more information, visit the 50 Harvests official website.

    11. 2016 Viña Tarapacá Gran Reserva Cabernet Sauvignon

    Origen: Maipo Valley, Chile
    Varietal: 90% Cabernet Sauvignon, 10% Syrah
    Precio: $18
    ABV: 13.5%

    If you think you can’t find good Cabernet Sauvignon for under $20, this will be the wine to change your mind. This Chilean wine makes our list of the Best Cabernets because it is one of the best values the Americas has to offer. A rich and earthy wine, its aromas are complex but dominated by black plum and spices. It’s juicy on the palate with round tannins, cherry and plum flavor and tobacco and vegetal notes on the finish.

    > For more information, visit the Tarapacá official website.

    12. 2016 Penfolds Bin 407

    Origen: South Australia
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $60
    ABV: 14.5%

    This is an interesting and complex Cabernet, blended with grapes from all of South Australia’s best Cab-growing regions. It’s a well-structured wine made in a style that really accentuates spice. It offers hints of tobacco and bramble on the nose with an interesting interplay of black currant and olive on the palate. This wine’s tannins are firm. You could open it now but might want to wait a year or two to enjoy this one.

    > For more information, visit the Penfolds official website.

    13. 2015 Louis M. Martini Sonoma County Cabernet Sauvignon

    Origen: Sonoma County, California, U.S.A.
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $20
    ABV: 13.6%

    Sonoma tends to produce softer, gentler Cabernets than the wines that come from neighboring Napa. This wine makes our list because it does a nice job of showing off that Sonoma style at an attractive price. Even though this is an approachable wine, it still has solid structure, a compelling balance of forest and fruit flavors and a lingering note of cocoa powder on the finish.

    > For more information, visit the Louis M. Martini official website.

    14. 2014 Falesco Tellus Cabernet Sauvignon

    Origen: Umbria, Italy
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $15
    ABV: 13.5%

    An extraordinarily polished wine for the price, this is a good choice if you’re watching your budget. Made from 100% estate fruit, it offers aromas of blueberry and dried cranberry. A medium bodied wine that’s ready to drink now, it offers currant and sweet black plum flavors and a surprisingly long finish.

    > For more information, visit the Falesco official website.

    15. 2016 Ancient Peaks Cabernet

    Origen: Paso Robles, California, U.S.A.
    Varietal: Cabernet Sauvignon
    Precio: $22
    ABV: 14.1%

    This might be the most fun wine on our Best Cabernets list. It offers Bordeaux-like notes of leather, tobacco and wild game yet it’s still a distinctly Paso wine. Its fruit flavors are blackberry and black currant with a hint of soy sauce. On the finish, there’s a lovely note of dark chocolate. It’s a wine with compellingly chalky tannins and a nice finish. This is one to enjoy now, not to lay down for later.

    > For more information, visit the Ancient Peaks official website.


    Ver el vídeo: La diversidad que presenta el vino en Chile